fbpx

Somos

Texturas, tendencias, colores, estampados y máxima calidad al servicio de la moda y la creatividad.

Las pieles que comercializamos son el medio con el que reflejan su inspiración diseñadores y firmas, quienes encuentran en nuestras colecciones cualquier tipo de piel, color y acabado que puedan imaginar para hacer todavía más especiales sus creaciones.

Sorprender y transmitir nuevas emociones cada temporada empleando la originalidad y nobleza de nuestras pieles es el reto que les ayudamos a conseguir cada día.

Lo que somos hoy, surge de todo lo que hemos sido.

Nuestra historia se remonta a finales de los años 40, cuando D. Pedro Hernández Lajara crea en Elda una pequeña empresa de pieles curtidas y acabadas. Un negocio que, con esfuerzo y de la mano de sus hijos D. Francisco Hernández y D. Juan Hernández , fue tomando forma y creciendo en reconocimientos.

En 1991 D. Francisco Hernández funda Curtidos Lajara, desde entonces se ha ido adaptando al sector y a las necesidades concretas de cada etapa, siendo dirigida de forma familiar hasta hoy, momento en el que los nietos del fundador coordinan la actividad.

Stock permanente y producto

¿Qué piel necesitas? En Lajara disponemos de un gran stock en nuestras instalaciones con todo tipo de piel acabada y semiterminada. Además, somos capaces de crear artículos exclusivos.

Y es ese espíritu de servicio y renovación el que nos mueve cada temporada a lanzar nuestras propias colecciones basadas en las principales tendencias y que consiguen que la piel continúe siendo un material noble, precioso y versátil con múltiples usos en el mundo de la moda.

Calidad y sostenibilidad

Nuestro sector es la moda, y esta es cada vez un sector más responsable con el medio ambiente. Por eso, buscamos nuevos y mejores procesos de control alrededor del mundo para obtener la máxima calidad en cada piel.

Además, la sostenibilidad es una prioridad en nuestro día a día. Un buen ejemplo, son nuestras pieles sin cromo de primera calidad, cuyo “curtido alternativo” elimina este producto químico nocivo, reduciendo el riesgo de daños para el medio ambiente.